martes, 4 de agosto de 2015

Para un día espacial...

especial
especiado
esperado
esperanzado
danzado
cantado
contado
contento
lento

...para un día a fuego lento...





sábado, 1 de agosto de 2015

...







en el jardín había una casa, en la casa una gallina, bajo la gallina...

...bajo la gallina 8 pollitos, negros y amarillitos. 

Al principio del verano, casi todas las gallinas que vivían en nuestro jardín fueron devoradas por algún animal salvaje. Casi no dejó rastro, excepto el vacío y el silencio en el gallinero. Los primeros días después de la tragedia, estábamos convencidos de que no había sobrevivido ninguna, ni siquiera los pollitos que una de las gallinas estaba criando. Pues bien, poco a poco fueron apareciendo las asustadas supervivientes. Tres gallinas histéricas y alteradas. Unos días más tarde, siguiendo a una de ellas, mi padre encontró un nido. Un nido anterior a la masacre, un pequeño nido que guardaba en su interior un pequeño pollito. Trasladamos a la mamá protectora y a su cría al gallinero, y durante días disfrutamos de verlos, al pequeño crecer y a la madre cuidar, proteger, defender y atacar a todo aquel que se acercase demasiado. Estaba protegiendo la vida que había conseguido crear durante aquellos días tan tristes. Pero eso no fue todo. La balanza se ha compensado un poquito más. Hace solo una semana nacieron ocho preciosos polluelos, que se pasean por el jardín siguiendo a mamá gallina a todas partes. Si la mamá se pone en guardia, todos los pollitos callan, estiran el cuello y miran hacia los lados, como hace ella. Con sus grandes patas remueve el terreno para que los pequeños puedan comer las delicias de la tierra, y cuando el sol comienza a esconderse, todos vuelven juntos a casa, juegan sobre su madre hasta que se hace de noche, y bajo sus plumas, se quedan dormidos.

Después de pasar unos días fuera, Ahihayagua tiene la manía de sorprenderte con algo inesperado, de recordarte que todo aquí tiene vida y sigue adelante, tanto, que al volver tienes la sensación de haber estado años fuera. ¿Cómo será regresar después de una larga temporada? ¿Cuántas cosas cambiarán? ¿Cuántos momentos me perderé?...