domingo, 23 de septiembre de 2012

Pequeñas dosis de insomnio



Ya estoy en casa. Después de 10 días y muchas, muchas, horas de avión, he llegado. Hong Kong es espectacularmente diferente. No esperaba nada en particular, no tenía grandes expectativas, simplemente no sabía que debía esperar de esta ciudad. Pero me ha sorprendido. Y en parte lo echo de menos, porque sé que muy posiblemente no vuelva, y no creo haber visto ni el 10% de las cosas que merecen la pena. Aunque hemos visto cosas geniales, como el Gran Buda, o el Templo de los 10.000 Budas. Hemos visto Hong Kong de noche desde la otra orilla, con todas sus luces de colores. Hemos visto atardeceres preciosos, bodas en la playa, montañas llenas de escaleras que parece que no pararán nunca. Hemos comido cosas deliciosas y preciosas, que daba pena comer. Hemos visitado a los osos panda y a los panda rojos, que dan ganas de abrazarlos y llevártelos de alli, y a todo tipo de criaturas marinas vivas en el pueblo pesquero, expuestas en peceras para abrir, o en mi caso cerrar, el apetito e invitar a la gente a sentarse y elegir cual será su suculenta cena. También hemos recorrido pasillos enteros de edificios inmensos llenos de productos de todo tipo, verdaderos laberintos de bolsos, gafas, joyas, ropa, zapatos... . En fin, es una ciudad que ofrece todo tipo de actividades, y es casi imposible aburrirse, y totalmente imposible no volver a casa sofocado, agotado, sudado y hambriento. Como suele decirse... lo bueno y breve, mejor que sea dos veces.


  ¿A que son moníííísimos?




Hong Kong apagando las luces

 

sábado, 15 de septiembre de 2012

ButterCup viajero: HONG KONG

Desde el día 8 de Septiembre estoy en Hong Kong. Buttercup ha venido conmigo, pero ha pasado todo el tiempo en una bolsa en la maleta. Aquí hay tanto que hacer que al final del día no hay tiempo para más. Cada día hemos vuelto a casa agotados, pero merece la pena, recorrer las calles llenas de carteles iluminados, de actividad, de mercadillos a tope de "chinadas".  Hay templos en cada esquina y el olor a incienso inunda las callejuelas. Si sigues el aroma encontrarás un pequeño lugar de culto, lleno de coloridos budas y cenizas. Mañana volvemos. No sabría decir si me apetece regresar, ya que este es el último viaje de un verano de lo más movido, y supone ponerme al día con mis clases y mis responsabilidades. Aunque también dedicarle un poco de tiempo a ButterCup, que está un poco descuidado, y eso si me apetece, porque tengo muchas nuevas ideas!
Bueno os dejo un par de fotos. Ya os enseñaré más cuando me reinstale en mi vida. Hasta Pronto.





sábado, 1 de septiembre de 2012

septiembre Gómez

Hoy, día 1 de Septiembre, la familia Gómez se reune en Ahihayagua para celebrar... todo y nada. Siempre es un buen momento para reunir a la familia. Así que toca madrugar para tener la casa en condiciones. Cortar el césped, recoger flores... y entre tanto verde, es dificil no encontrar algún que otro amigo inesperado, verde también :)